A menudo, cuando iniciamos un viaje tenemos una idea de hacia dónde vamos y cómo queremos llegar hasta ese lugar.

Si ese no es tu caso, si decides empezar a caminar sin rumbo fijo, ves ligera de equipaje, a la larga lo agradecerás.

Durante el trayecto encontrarás lo indispensable para avanzar y eso hará el camino más enriquecedor e interesante. Esa sensación de ligereza te ayudará a dar pasos con ánimo y a buen ritmo pues te esperan muchas aventuras que afrontar.

Conocerás personas, lugares, te contarán historias, vivirás anécdotas que recordarás, incorporarás enseñanzas, tendrás días de subidas, y otros de bajadas. Conecta tus sentidos. Date espacio. Alimenta tu curiosidad.

En ocasiones, cuando caminas sola te invaden las dudas. Puede que te cuestiones tu propia capacidad, es normal. Los momentos de silencio, aunque al principio incomoden, sólo te invitan a la reflexión para que te escuches, para que pongas atención y ordenes ideas, para que hagas espacio a lo nuevo y te desprendas de lo obsoleto, para que te replantees tus valores y des claridad a lo verdaderamente importante para ti, para que clarifiques tus pasos con firmeza y ¡te des prioridad!. 

Si aún así sintieses vértigo, vas por buen camino, créeme, camina, sigue adelante, poco a poco ¡lo conseguirás!. Los pequeños pasos a diario te acercarán a tu meta. Te enfrentarás a tus miedos y superarás limitaciones, romperás barreras que impulsarán tu potencialidad aportándote sabiduría y conciencia acerca de lo que eres capaz de dar.

El camino no tienes porque hacerlo sola. Si decides hacer tramos en compañía aprenderás que la colaboración impulsa a la acción, amplia tu visión, multiplica, crea e inspira.

«Reflexionamos en soledad, crecemos en relación»

Así que a poco que compartáis conocimientos y experiencias, con predisposición, respeto, empatía y buena comunicación, nacerán ideas que os ilusionarán y os motivarán a avanzar.

Recuerda, todo lo que aprendas, todo lo que vivas, te irá moldeando sutilmente, enriqueciendo ¡y mucho!.

Con el paso del tiempo todo lo vivido hablará de ti, de quien eres, de cómo eres, de lo que eres capaz de conseguir y de lo que jamás imaginaste que conseguirías. Y un día cuando vuelvas la vista atrás te sorprendas de ver la mujer que salió sin maletas lanzándose a la aventura para admirarte ¡sin más!.

Saliste con lo esencial, te fuiste con lo puesto, con aquello que verdaderamente te representaba, sin aferrarte a nada y mírate, repleta de historias, anécdotas, vivencias y experiencias que hoy puedes compartir para ayudar a otras personas que como tu, hoy inician su viaje.

«Lo valioso no viaja en la maleta»

Te animo a que te aventures en un viaje ilusionante: esa nueva profesión por vocación, ese cierre de etapa y apertura a lo nuevo, ese deseado cambio de vida, ese creativo emprendimiento que te aporte libertad o esa reinvención de negocio con propósito social, sea lo que sea lo que tu decidas, te deseo de corazón ¡fascinante travesía!

 

Mujeres que viajan sin maletas.

error: Content is protected !!